Las Amoladeras


Los orígenes de Cabo de Palos se remontan a 3000 años antes de nuestra era. En la zona conocida como las Amoladeras existió un primer asentamiento constituido por cabañas de ramas y barro y dispuestas en forma circular. Estos primeros pobladores vivían ya de la pesca. Según cuenta Arturo Lenti en "Cabo de Palos, mi pueblo", el poblado carecía de cualquier tipo de fortificación y el paisaje marino se convertía, al llegar a la costa, en una enorme extensión de bosques.


Pero los primeros datos de los que se tiene constancia escrita se refieren al padrón de 1889, tan solo siete años antes del desarrollo de nuestra historia, y en él se incluyen algunos de los héroes de ésta:

Francisco Rajas, de Mazarrón, reside en Cabo de Palos desde 1873.


José Ruso, de Tabarca, María Manzanares, de Santa Pola, y sus seis hijos, residen desde 1876.

Rafael Fuentes Ros, de Torrevieja, su mujer y sus dos hijo, residen desde 1880.

Romano Parodis Ruso y Rosa Ruso, de Tabarca, residen desde 1880.

Pedro Jerez, de Garrucha, su mujer Ángela Zaragoza, de Benidorm, y dos hijos habitan en Cabo de Palos desde 1883.

Vicente Buigues y Jacinta Vives, de Teulada, residen con dos hijos desde 1885.

Antonio Amat, de Guardamar, y Ramona López, de Puerto Marín (Lugo), con sus ocho hijos.


Diego Rebollo y Roberta Alarcón, de Alumbres.

Juan Montoro López.

Muchas de estas personas que figuran en el censo de 1889 participaron en el auxilio a los náufragos del Sirio.


"Las muchas personas que actualmente veranean en esta encantadora playa presenciaron el naufragio del Sirio, preparando inmediatamente auxilio y dando aviso telefónico a esta ciudad . Los náufragos llegaron a la playa de Cabo de Palos completamente desnudos y en un estado de abatimiento y postración que producía una impresión dolorosa. Apenas ponían el pie en tierra ya los veraneantes se los disputaban, alojándolos en sus propias casas y repartiéndoles ropas y víveres. Entre las muchísimas personas que se distinguieron en esta obra caritativa figuran el ex ministro Excmo. Sr. D. Juan de la Cierva, el Juez Municipal de La Unión en funciones de instrucción don Enrique Díaz Arroniz, y los señores don Jacinto Conesa, don Juan Julián, don Juan y don José Oliva, don Ponciano Maestre, don Vicente Díaz Arroniz, don Juan Solé, don Francisco Sánchez Olmos, don Antonio Zapata, don Tomás Asensio Galbán, farmacéutico de La Unión, que prestó grandes servicios con el botiquín que tiene en esta playa, don Gregorio Carvajal, don Lucas Urrea, don Jerónimo Ruiz y Don Antonio Clemares Valero." (El Mediterráneo de Cartagena. Agosto de 1906.)