Las tragedias del nuevo mundo


NOELIA ARIAS*.-

El Café Español acoge la exposición Naufragios y catástrofes marítimas. Un homenaje a aquellas personas que emprendieron el viaje hacia una nueva vida pero nunca regresaron

MMuchas fueron las personas que decidieron dejar su vida en Asturias e iniciar una nueva aventura en América. Los indianos iban en busca de un sueño, el de encontrar un mundo a su medida. El Café Español inauguró ayer una exposición que lleva por título Naufragios y catástrofes marítimas, el viaje sin retorno . Se trata de un homenaje a todas las personas que un día emprendieron su viaje hacia el otro lado del charco y el único destino que encontraron fueron las frías aguas del océano Atlántico. El último de los caminos que cogerían en sus vidas.

La exposición pretende reflejar mediante un estudio el lado más humano del drama que esos emigrantes con destino a América sufrieron en el mar, cuando el barco era el único medio de transporte que tenían en la época. El concejal de cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Santiago Román López, explicó que uno de los fines de este trabajo era acercar a los asturianos la realidad que los indianos vivieron en aquellos momentos en el que tenían que abandonar a su familia para buscar un futuro y otro, enseñar la cultura asturiana a los turistas que visitan el Principado en vacaciones. Asegura que no todos tienen los medios para ir a ver los museos que existen en Asturias por lo que se pretende traer a la sala del Café Español, para que no se queden sin conocer esta realidad.

El material que se presenta abarca básicamente las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, años en los que hubo un gran movimiento de viajeros hacia el continente americano. En su mayoría se trataba de emigrantes, por lo que en esta exposición solo trata los testimonios de aquellos que perdieron su vida en el intento.

Durante el recorrido se pueden ver varios naufragios de barcos con fotografías y artículos de prensa de su partida y de su final. El director del Archivo de Indianos y del museo de la Minería de Asturias, Santiago Romero, asegura que esta exposición es un capítulo de una muestra más amplia que puede verse en el museo, pero que acerca al espectador de una forma muy real a lo que sucedió en aquellos días y afirma que es un tesoro de la historia de Asturias que ha incrementado aún más su valor por su veracidad.

Las fotografías de los pasajeros y oficiales de cada uno de los barcos que se pueden ver, van acompañadas de carteles de las compañías navieras, maquetas y algunos objetos que pertenecieron al vapor Alfonso XII y al Valbanera . Precisamente de este último es del que más documentación e información han recogido. El Valbanera tuvo una misteriosa desaparición en las cálidas aguas del Caribe. Había zarpado de Barcelona el 10 de agosto de 1919 e iba al mando del capitán Martín Cordero. Después de recorrer los puertos españoles en busca de víveres y ciudadanos, partió del puerto de Santa Cruz de La Palma con 1.230 personas entre tripulantes y pasajeros. Llegó a Santiago, donde desembarcó gran parte de los ocupantes, y continuó hacia La Habana. Fue avistado ante la costa cubana con un telón de grandes nubarrones que presagiaban un ciclón. Nunca llegó a puerto.

Cientos de leyendas y anécdotas rodean las naufragios y desapariciones de la exposición, destacando la Explosión del Sirio , la Pérdida del Transatlántico Príncipe de Asturias o la Princesa Mafalda a pique . La exposición llena de misterio y realidad intenta aclarar al visitante la vida de aquellos que querían buscar una nueva vida y encontraron su muerte.


Foto: JOSE VALLINA. Un visitante observa la imagen de la exposición que recoge la pérdida del transatlántico Príncipe de Asturias

*La Voz de Asturias 21/07/2006