La Ola Negra


El poeta y periodista murciano de la época (amigo y discípulo de Salvador Rueda, está considerado un precursor del modernismo; colaboró en distintos periódicos y dirigió El Liberal), Pedro Jara Carrillo, se sintió consternado por la tragedia del Sirio

"Por las azules playas del tranquilo Mediterráneo, corrió como un ave colosal de alas negras la ola fatídica que canta al besar en las rocas el triste Miserere de los náufragos.

Cuando llega la noche, el rumor de esa ola llega a los balnearios con cadencias fúnebres, con gemidos de moribundos, con lamentaciones de seres expatriados, pobres y miserables.


Este coloso del mar forma hoy el contraste tremendo de un monstruo que mezcla sus risas con sus rugidos; que acaricia en la arenosa playa cuerpos de nácar pura y ahoga en sus profundidades a infinidad de seres inocentes que llevaban la esperanza en sus corazones...

...Ha sido testigo de la tragedia terrible, que ha sepultado en el mar centenares de víctimas; ha recogido el último beso de dos enamorados que comenzaban un idilio de dichas y de ilusiones; ha sentido el suspiro postrero que los hijos han lanzado pensando en sus madres, ha besado los cadáveres flotantes, testimonios de la pesadumbre del mar, y todo eso forma las alas impulsoras del judío errante de la ola negra." (P. Jara Carrillo. La Ola Negra)