A Piconne le hicieron rabiar dándole agua salada

Nos escribe Darío Cañete, bisnieto de Rafael Cañete que fue alcalde de Cartagena en la época.
Nos dice que es "un apasionado del tema". Nos cuenta una anécdota sobre el Capitán del Sirio: "un día hablando con un amigo en un bar un señor mayor me dijo que a Piconne le hicieron rabiar dándole agua salada y carne salada e incluso me recitó un verso"